ofertas colchones  
 
 
 

Ir a Marcas de colchones

 

 
 

colchones - confort

El mundo del diseño, no tiene límites. Muy por el contrario, podemos observar que en múltiples oportunidades un objeto tan común puede variar en infinitas formas que lo hacen mucho más atractivo, funcional y moderno. Lo mismo sucede con los colchones: los colchones si son un producto de primera necesidad. Es decir, perfectamente podemos vivir sin un colchón de super lujo, pero al menos, necesitaremos que el colchón cumpla con ciertos requisitos que aseguren no sólo nuestro buen dormir, sino al mismo tiempo nuestra salud. Si hacemos un rápido recorrido en el tiempo, diremos que al principio los colchones eran fundas rellenas con todo tipo de hojas y productos orgánicos que se llenaban de bichitos. No fue hasta bien avanzado el siglo XVIII que aparecen las primeras camas con colchones usadas por los monarcas, quienes habían copiado el estilo de los árabes durante las cruzadas, y adoptaron de ellos almohadas y colchones para recostarse. Con el correr de los años, los colchones empiezan a fabricarse en cadena, y surgen elementos que establecen un buen colchón: los resortes. Pues bien, aún así, pasarían décadas hasta que ¨colchones – confort¨ se unieran en un mismo concepto.

Ahora bien, los colchones existen en muchas variedades y estilos, existen colchones baratos y colchones de ¨alta gama¨. Tal vez la imagen de los colchones desvencijados y llenos de manchas es hace mucho tiempo una postal del recuerdo.

Pues, los buenos colchones, aquellos que se nombran como colchones de alta gama o de última generación, cuyos fabricantes además de ocupar gran parte de su tiempo y de su logística en optimizar la calidad de sus colchones y llevar hasta los hogares el mejor descanso, han hecho esfuerzos enormes por mantener las prestaciones de sus colchones como el primer día. Y sólo ha punta de investigación y tecnología se ha incursionado una y otra vez en invertir para conseguir que los colchones se mantengan impecables, un objetivo que sólo se consigue de la siguiente forma: si un colchón mantiene sus cualidades integras al interior del colchón podrá colchones-confortmantener la forma y estructura general del colchón por fuera.

Un colchón ¨de alta gama¨, puede resultar sumamente caro para muchos consumidores. Sin embargo, un colchón de última generación hecho en materiales nobles y de buena calidad, puede durar impecable durante 10 años. Para el lector habido, recomendamos dividir el precio de un colchón bueno por este tiempo, tal vez los resultados sean una inversión que a futuro le hará ganar mucho más de lo que invirtió.

Como sea, después de los 10 años un colchón tiende invariablemente a perder sus propiedades, aunque por cierto, todo dependerá de los usos que se le haya dado al colchón. Si usted invirtió en un buen colchón hace ya más de diez años y siente que este le resulta tan cómodo como siempre, ni se preocupe. Pero, si por el contrario, se siente cansado por las mañanas y con algún dolor en el cuerpo es probablemente porque la relación ¨colchones-confort¨ está llegando a su fin.

Prestaciones que hacen la diferencia en la relación ¨colchones-confort¨

El diseño de los colchones para las grandes marcas requiere de invertir mucho dinero en tecnología de punta para habilitar los colchones de principio a final con todas las prestaciones existentes para mantenerlos desde adentro en buenas condiciones, algo que a la larga se refleja en el aspecto general de los colchones.

La humedad es una de las principales causas del deterioro de los colchones. La humedad puede promover la existencia de pequeños microorganismos al interior de nuestro colchón. Por eso, muchos colchones, no podrán aportar confort al durmiente mientras descansa. No podrá otorgan ni bienestar, y tampoco comodidades si sus prendas y componentes están siendo dañadas al interior del colchón por ácaros, microbios y otros.

Los colchones de marca, aquellos que resultan especialmente caros, suelen ser colchones bastante mullidos, y su altura se empina en los 20 centímetros y más de alto. Son colchones cuyas capas de amortiguación se colchones-confort-espaldahan ordenado estratégicamente para que cada una actúe como una barrera natural para evitar la proliferación de humedad.

En otros casos, como sucede con los colchones de espuma, cuando estos son colchones de alta gama, existen tratamientos específicos para que estos se auto ventilen. Los colchones de espuma necesitarán de ventilación extra, y la única forma de mantener las prestaciones por años, es dotarlos de conductos internos que permiten que el colchón de mantenga aireado y ventilado interiormente.

Sin ir más lejos los colchones de algodón, pueden contar con rejillas laterales por donde sale el aire comprimido al interior del colchón. De esta forma, se pretende que la humedad no se apropie de las telas y fibras que componen el núcleo interno del colchón y de esta forma evitar la degradación de los colores, la proliferación de manchas, etc. que pondrían en peligro la relación ¨colchones-confort¨.