ofertas colchones  
 
 
 

Ir a Colchoneria

 

 
 

colchones para sofa cama

Muchas personas han incorporado de la forma más natural un sofá cama en sus casas. En muchos sentidos estos muebles que cumplen una doble función pasan sumamente inadvertidos por los visitantes. El diseño de un Sofá-Cama no suele ser muy distinto que un sofá cualquiera: en primera instancia parece un sofá normal, de medida grande para poner en el medio de la sala y sentarse a mirar televisión. Pero también nos podemos encontrar con un sofá de tamaño pequeño, que podría convertirse en una cama de una plaza. Cuando compramos un sofá-cama, muchos de estos muebles vienen con un estilo determinado, además habrá algunos que no necesitarán de un colchón extra, pues el mismo diseño del sofá permitirá que se lo use al instante y quede convertido en cama. Pero en muchas ocasiones es pertinente comprar colchones para sofá-cama, pues simplemente el colchón no viene incorporado en el mueble y hay que adquirirlo aparte.

¿Por qué las personas compran un sofá-cama?

Es una buena pregunta, que puede tener más de una respuesta. Un Sofá-Cama es un mueble funcional y práctico, que cumplirá una doble función. De día puede ser un perfecto mueble para sentarse y de noche se puede convertir en una práctica cama. Es una opción que convence mucho a personas que viven en espacios sumamente reducidos y en cuyo caso, muchas veces el living-comedor es también dormitorio.

Los sofás-cama sirven en gran medida para ahorrar espacio, y además son muy utilizados para acomodar a posibles visitas. Es una opción práctica que no deja de convencer a muchos. Ahora bien, muchos sofás-cama vienen con todo incluido, y podemos encontrar los más diversos diseños: clásicos, juveniles, modernos, etc. También existe una versión muy cercana que es el diván-cama, con una pequeña variación, pero que al fin y al cabo sirve para los mismos efectos.

¿Qué colchón comprar para un sofá-cama?

Lo primero es establecer las medidas del sofá-cama, generalmente viene en dos medidas estándar: de una plaza, o en su defecto, de dos plazas.

colchones-para-sofa-camaLos colchones que podemos acomodar sobre un sofá-cama deben ser de preferencia livianos y fácil de mover, que tenga asas a los costados para que sean fáciles de manipular, recordemos que una vez usada la cama, se convierte nuevamente en sofá. Por lo mismo, un colchón de material liviano es más fácil de acomodar en cualquier lugar después de ser usado.

Una opción ideal, serían los típicos colchones de espuma de poliuretano. Ya sabemos que a las espumas es posible encontrarlas en todo tipo de variedades, pero que algunas cuentan con prestaciones extras que las hacen ser sumamente cómodas y duraderas.

Dentro de las opciones, una ideal para ser usada como colchón para sofá-cama, sería la de espuma llamada Elioform, que es un derivado de las espumas de poliuretano, ya que el poliuretano les imprime mucha más resistencia a las espumas.

La gracia de los colchones de Elioform, es que pueden ser sumamente livianos, pues están compuestos de espuma celular, esto quiere decir, que su exclusivo diseño imita a los panales de abeja. De esta forma cuenta con pequeños agujeritos al interior del colchón que permiten respirar a la espuma sin dificultades. Cosa sumamente necesaria para todos los colchones de espuma. Además las espumas de Elioform se ajustan zona por zona al cuerpo, creando una contención muy especial en la zona lumbar. De esta forma los usuarios, podrán descansar en un colchón mullido y grato para todo el cuerpo, pero a la vez firme y resistente. Cuentan con ¨Independencia de lechos¨, es decir, no se siente la presencia del compañero o compañera de cama, por lo tanto, todos los movimientos del que nos acompaña pasan sumamente inadvertidos gracias a que el colchón mantiene su firmeza sin dejar de ser mullido.

Otro colchón de espuma, pero que no deriva del poliuretano ni de sus derivados, es el colchón de látex 100 por ciento natural. El látex es un producto usado en la fabricación de muchos productos que vemos a diario: neumáticos, juguetes, cucharas y biberones para bebés, preservativos, etc. El látex es extraído del árbol ¨Herbea Basilensis¨, un árbol que se da en grandes cantidades en Malasia. Al látex se le extrae caucho, el caucho es una sustancia gomosa, que una vez sometida a varios procedimientos quedará muy suave al tacto y colchones-para-sofa-cama-ventase convertirá en espuma extra mullida. Una vez que las personas se acuestan sobre un colchón de látex 100 por ciento natural, esta se amolda al cuerpo y tardará un poco en reponerse, es por esto, que muchos colchones en primera instancia no concuerdan con las medidas originales, porque dependiendo de la forma en que fueron traslados o guardados durante un tiempo, etc. tardaran en retomar sus medidas originales.

Los colchones para sofá-cama deben ser especialmente livianos, pero también deben ser de buena calidad si de noche cumplen la función de convertirse en cama en forma continua. Los colchones de espuma pueden cumplir ese requisito, pero necesitarán de mucha aireación, y de preferencia el somier deberá ser de madera o metal laminado. De esta forma el colchón de espuma mantendrá en mejor forma sus prestaciones, sin llenarse de humedad.